El oasis de piedra de Huayllay, en Perú

piedra de Huayllay

Se lo conoce como Bosque de Piedra de Huayllay, un formación rocosa a 4,310 metros sobre el nivel del mar, que luego de soportar procesos erosivos drásticos, se convirtió en un imponente conjunto que asemeja a un oasis petrificado en el medio de la Puna, con piezas magníficas esculpidas naturalmente por la naturaleza.

Situado en el corazón de la Meseta de Bombón, en el departamento de PascoPerú, el bosque de piedra de Huayllay fue modelado a lo largo de miles de años por efecto del viento, la lluvia y el desplazamiento de glaciares capaces de componer un verdadero santuario pétreo de enorme atractivo.

Recorrer el Santuario de Huayllay puede asemejarse a un laberinto de senderos que invitan a un paseo entre más de 4.000 formaciones rocosas caprichosas, a las que los propios lugareños se han encargado de asignar nombres en relación a las formas y semejanzas con animales, u objetos: entre ellas el caminante o pensador, la tortuga, el cóndor y hasta un roca que parece un elefante.

Además del atractivo de la formación rocosa de Huayllay, el lugar no agota sus posibilidades en el paisaje.

Existen pinturas rupestres sobre las rocas, y en la zona del Oasis de Huayllay,  manantiales natural de aguas termales, a temperaturas de hasta 60 ºC y con propiedades curativas son ideales para relajarse después de la caminata.

Los más importantes manantiales se sitúan en La CaleraGoshpiYanahuato, y también en proximidad de los restos arqueológicos de Bombomarca.

Dentro del Santuario Nacional de Huayllay, están señalados once recorridos para observar las formas, el paisaje, y los restos arqueológicos que incluyen las citadas pinturas rupestres, un recorrido que puede tomar unas cuatro horas de entretenimiento asegurado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Esta web utiliza cookies propios y de terceros para personalizar el contenido, anuncios y tráfico web. Más información